CANELONES DE CARNE

Este es un plato que siempre gusta, pero que por lo trabajoso que resulta prepararlo lo hacemos muy pocas veces, reservado siempre para los fines de semana y fiestas, cuando disponemos de un poco más de tiempo para dedicarlo a la cocina.

Como resulta una receta bastante laboriosa yo lo que suelo hacer es más cantidad, guardando en fiambreras los que sobran y congelándolas. Yo las congelo hasta con la bechamel, y os aseguro que cuando las saco y las coloco en un recipiente adecuado para gratinarlas en el horno, el resultado es de lo más bueno, así que aquí tenéis un pequeño truco que os puede solucionar una comida en cualquier momento y así sacarle provecho al tiempo que hay que invertir para su elaboración.

INGREDIENTES:

PARA LOS CANELONES:

24 placas de pasta para canelones
500 gr. de carne picada ( mitad ternera y mitad magro de cerdo )
1 Pimiento rojo
1 Pimiento verde
1 Cebolla
300 gr. de champiñones
6-8 lonchas de queso para fundir
Queso rallado para gratinar
Aceite
Sal
Pimienta

PARA LA BECHAMEL:

600 mililitros de leche
3 Cucharadas de harina
½ cebolla
1 Cucharada de aceite
40 gr. de mantequilla
Sal
Nuez moscada
Pimienta

PREPARACIÓN:

Ya os he dicho que este es un plato muy laborioso de preparar, pero a la vez resulta de lo más sencillo, así que os garantizo que el esfuerzo siempre merece la pena. Para ello os he preparado una gran cantidad de fotos para no perderos ninguno de los pasos.

Empezamos la receta picando en trozos, todo lo pequeños que podáis hacerlos, la cebolla, el pimiento rojo y el pimiento verde.

En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva virgen añadimos la cebolla y los pimientos cuando el aceite esté bien caliente, removemos bien y sazonamos.

Bajamos la intensidad del fuego y dejamos que el sofrito de verduras se vaya dorando lentamente.

Mientras dejamos dorar lentamente la cebolla y los pimientos, lavamos y cortamos a trozos pequeños los champiñones, que reservaremos para más adelante, ya que el champiñón se hace mucho más rápido que las anteriores verduras.

Cuando tengamos los champiñones cortados haremos la bechamel, aprovechando mientras se siguen dorando las verduras. Para ello, en otra sartén añadimos una cucharada de aceite y la mantequilla. Cuando esta última se haya derretido echaremos la media cebolla cortada a trozos muy pequeños, si disponemos de picadora, picarla, el resultado para este caso es mucho mejor, y la freiremos hasta que se quede bien dorada y blanda. Cuando tengamos la cebolla bien frita, bajamos el fuego y añadimos las tres cucharadas de harina, removemos para que no se formen grumos y dejamos que la harina se cocine durante un par de minutos, prestando cuidado de que no llegue a quemarse. A partir de este punto viene lo más delicado, con el fuego medio añadiremos un poco de leche, como una cuarta parte de la que tenemos, y removemos bien hasta que se quede una pasta uniforme y sin grumos, a partir de aquí subimos el fuego y le añadimos el resto de la leche, seguimos removiendo para que no se nos haga ningún grumo. Una vez añadida toda la leche sazonamos y añadimos un poco de nuez moscada y pimienta recién molida ( esto al gusto de cada uno ).

Esta es una receta para hacer la bechamel, pero existen muchas más, ya que esta es una de esas elaboraciones que en cada casa tiene una variación, así que hacerla como más os guste u os resulte más sencillo.

Para aquellos que dispongan de Thermomix os recomendamos utilizarla, nosotros lo hacemos muchas veces, el resultado siempre es excelente y no te tienes que preocupar porque aparezcan esos grumos tan desagradables.

Lista la bechamel la reservamos para cubrir los canelones cuando los tengamos colocados en la fuente del horno.

A continuación añadimos los champiñones cortados cuando las demás verduras estén prácticamente doradas, removemos y dejamos hasta que los champiñones se hagan.

Cuando los champiñones se hayan hecho retiramos de la sartén el sofrito y ponemos a escurrir el exceso de aceite. En esta misma sartén, con el aceite que ha escurrido de las verduras añadimos la carne picada salpimentada y la freímos a fuego alto para que se dore un poco.

Una vez que la carne se haya dorado le agregamos el sofrito de verduras y un poco de la bechamel que teníamos reservada y removemos bien. Veréis que le dará a la mezcla mayor suavidad.

Colocamos las placas de pasta de los canelones ya preparadas encima de unas servilletas de papel para que escurran el agua. Para preparar las placas seguir las instrucciones que marca el fabricante de las que hayáis escogido, en este caso ha bastado con dejarlas en agua tibia durante 20 minutos.

Repartimos sobre cada una de las placas un poco de sofrito de carne picada y verduras.

Las enrollamos y las colocamos en una fuente apta para hornear bien untada con mantequilla para evitar que los canelones se peguen.

Una vez que la fuente esté completa añadimos sobre los canelones la bechamel reservada. Si vemos que se ha quedado un poco espesa le añadimos un poco más de leche y removemos. Es el momento de probarla y rectificar de sal.

Colocamos sobre la bechamel las lonchas del queso para fundir y el queso rallado, y lo metemos al horno previamente precalentado a máxima potencia con el gratinador encendido.

Vamos vigilando y lo retiramos una vez que el queso empiece a tostarse, con cuidado que no llegue a quemarse, aunque como todo, esto depende de cómo os guste a cada uno.

Y listo. Ha sido un plato laborioso, pero si os decidís a hacerlo podréis comprobar que el resultado bien merece la pena.

3 Comentarios

Categoría de Pasta

3 Respuestas a CANELONES DE CARNE

  1. KHOCCO

    ME ENCANTO , LO HARE GRACIAS POR COMPARTIR LA RECETA Y LAS FOTOS REGIAS

  2. Pingback: PIMIENTOS RELLENOS DE CARNE Y QUESO FETA | delantalparados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>