MERMELADA DE ALBARICOQUE, CON AROMA DE VAINILLA

Como lo prometido es deuda, hoy os traigo una receta para hacer mermelada sin Thermomix. La verdad, es que esta es la primera vez que hago mermelada a mano, siempre la he hecho utilizando la maquinita. Así que, hacer esta receta ha sido para mí ¡todo un reto.

Como ya sabéis los ingredientes para hacer mermelada son: fruta, azúcar y limón.  Pues hoy, os voy a contar dos truquillos que utilizo en la cocina, con dos de los ingredientes:

Primer truco. Siempre tengo un bote de azúcar con vainas de vainilla, para que el azúcar se perfume con el aroma de la vainilla.
Segundo truco. Como el limón lo tenemos que utilizar limpio, con un pelador de verdura le quito la piel y la guardo en un tarrito en el congelador, y cuando tengo una buena cantidad, la pulverizo para añadir a las masas y aromatizarlas.

La fruta que he elegido en esta ocasión ha sido el albaricoque, que como todas las frutas de hueso, está en plena temporada.

INGREDIENTES:

600 gr. de albaricoque (deshuesados)
600 gr. de azúcar con aroma de vainilla
1 limón grande pelado (sin nada de corteza, ni parte blanca, ni pepitas)
1 vaina de vainilla (abierta y sin semillas)

Os recuerdo que tenemos que tener listos los botes donde vamos a echar la mermelada. Hervimos los botes o los lavamos en el lavavajillas, el mismo día que los vayamos a utilizar. Es importante tener unas medidas de higiene adecuadas para no contaminar la fruta.

Con las medidas indicadas a mí me han salido dos botes de 375 gr.

PREPARACIÓN:

Lavamos cuidadosamente los albaricoques, los pelamos y  les quitamos el hueso.

Lavamos también el limón y lo dejamos secar.

En un recipiente colocamos los albaricoques, les añadimos el azúcar y la vaina de vainilla. Los dejamos macerar durante cuatro horas. Cuanto más tiempo estén en maceración más se van a impregnar del aroma de la vainilla. Durante este tiempo vamos removiendo cada quince minutos aproximadamente. Si no tenemos el azúcar aromatizado, no pasa nada, se puede usar azúcar blanquilla e incluso azúcar moreno.

Pasadas las cuatro horas echamos todos los ingredientes a una cacerola y dejamos cocer durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando.

Cuando el limón se haya secado completamente, si no estamos seguros, le pasamos un papel de cocina, lo pelamos. Primero le quitamos la piel (y si queréis hacer como yo, la guardamos) y después retiramos la parte blanca, con mucho cuidado  de que no quede nada para que no amargue y pueda estropearnos la mermelada. Lo partimos en cuatro trozos y le quitamos todas las pepitas.

Retiramos la vaina de vainilla.

Añadimos el limón en cuartos a la cacerola, removemos y dejamos hervir. Cuando haya hervido bajamos el fuego y lo dejamos cocer 30 minutos aproximadamente. No nos podemos olvidar de ir removiendo y machacando la fruta. Para saber si está lista, introducimos una cuchara de madera y si al sacarla la mezcla forma una capa en la cuchara, ¡está lista!. Aunque esto depende de lo espesa que os guste a cada uno. Si os gusta encontrar trocitos la dejamos así, pero si no, la dejamos enfriar un poco (muy poco) y la trituramos con la batidora.

Ya tenemos lista nuestra mermelada casera, ahora toca llenar los botes. Los llenamos dejando un centímetro aproximadamente hasta el borde, y llevando mucho cuidado para no quemarnos, los tapamos y les damos la vuelta, los dejaremos así durante 24 horas, para que se haga el vacío. Pasado este tiempo los podemos guardar en el frigorífico o un lugar fresco y oscuro.

1 Comentario

Categoría de Mermeladas

Una respuesta a MERMELADA DE ALBARICOQUE, CON AROMA DE VAINILLA

  1. Pingback: MERMELADA DE PIMIENTOS ROJOS | delantalparados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>