MASA PARA PIZZA CASERA

Estamos muy acostumbrados a comer pizzas, especialmente por encargo o precocinadas, incluso a comprar la masa preparada y hacer las pizzas a nuestro gusto en casa. Hoy, siguiendo los pasos que aprendí con una publicación de  Directo al Paladar, quiero mostraros lo fácil que resulta elaborar en vuestra propia cocina una auténtica masa casera para pizzas, rica y natural, que os sorprenderá y que una vez la hayáis probado os olvidareis por completo de las masas preparadas.

INGREDIENTES:

300 gr. de harina de fuerza
200 ml. de agua tibia
1 sobre de levadura de panadería
½ cucharadita de sal
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:

Para preparar la masa en primer lugar añadiremos dentro de un bol grande la harina, la levadura y la sal, removiendo para que todos los ingredientes queden bien mezclados.

 A continuación, haciendo en el centro como un pequeño agujero añadimos el agua tibia y el aceite de oliva virgen extra.

Ayudados primero con un tenedor removemos toda la mezcla hasta que esta empiece a coger consistencia, momento a partir del cual os recomiendo que lo hagáis con vuestras propias manos, hasta que la masa se despegue de las paredes y no se os enganche en las manos.

Conseguida la mezcla, el siguiente paso consiste en el amasado, para conseguir una masa bien elástica que nos permita más adelante estirarla con el rodillo hasta obtener la forma y le grosor de la pizza que queramos sin que se rompa en el intento.

Para ello, sobre una superficie espolvoreada con harina aplastamos y estiramos la masa con las manos, la enrollamos y la doblamos por la mitad, momento a partir del cual repetimos de nuevo esta misma secuencia, aplastando y estirando la masa, enrollándola y doblándola por la mitad. Hacemos este proceso unas 10 o 12 veces, y veremos que a medida que lo vamos repitiendo la masa va cogiendo una consistencia cada vez más homogénea.

Terminada la masa la colocamos en un recipiente amplio, con un poco de aceite para que no se nos pegue, y la dejamos fermentar en un sitio cálido durante una media hora, veréis como pasado este tiempo habrá aumentado considerablemente de volumen, más o menos el doble de su tamaño inicial.

Ahora en verano basta con dejarla fuera de la nevera, en invierno, colocarla debajo de un radiador y conseguiréis el mismo efecto en el mismo tiempo. Si la temperatura ambiente es más baja posiblemente le cueste un poco más.

Con la masa fermentada, cortamos el trozo necesario, según el tamaño de pizza que queráis preparar, la colocamos de nuevo en nuestra superficie espolvoreada con harina y procedemos a estirarla con el rodillo hasta conseguir el espesor deseado, pudiendo optar por pizzas de masa más fina o más gruesa, eso depende de vuestro gusto.

Con las cantidades señaladas nos permite elaborar dos pizzas finas grandes, así que el resto, si no lo vais a utilizar en el momento, lo envolvéis bien en film transparente y al congelador para otro día.

Para terminar el siguiente paso es cubrir la masa de pizza con los ingredientes que más os apetezcan y meterla al horno a temperatura alta, entre 250 y 290 grados durante unos 10 minutos, esto ya dependerá del grosor de la pizza, o hasta que veáis que ya está tostada.

1 Comentario

Categoría de Pizzas

Una respuesta a MASA PARA PIZZA CASERA

  1. Pingback: PIZZA DE SOBRASADA, BACON Y CEBOLLA | delantalparados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>