PANELLETS

El dulce más tradicional en Cataluña para el día de Todos los Santos son los panellets. Cuando era pequeño y llegaban estas fechas, en el colegio siempre los hacíamos para luego llevarlos a casa y comerlos junto con nuestras familias.

Los panellets son unos dulces pequeños a los que se les puede dar diversas formas, pero todos ellos hechos a partir de una masa a base de almendras a la que luego se le puede añadir diferentes sabores, como es el caso del café, cacao, coco… y diferentes coberturas, como es el caso de piñones, posiblemente el más tradicional y el que más gusta, almendras, pistachos…

Como veis es un pequeño dulce que admite infinidad de variaciones, todo depende de la imaginación de la persona que los haga.

He leído que en sus orígenes se usaban como comida bendecida que se repartía después de las celebraciones religiosas, y que al tratarse de una comida muy energética, resultaba de lo más útil para comer el día de Todos los Santos, vigilia del Día de los Difuntos, en el que se tocaban a muertos las campanas de las iglesias durante toda la noche hasta el amanecer, en la cual amigos y parientes ayudaban a los campaneros a realizar esta dura tarea, por lo que todos juntos consumían los panellets acompañados de castañas y boniatos, también alimentos que aportan gran cantidad de energía, para no desfallecer, teniendo en cuenta que se trataba de un día donde además la gente hacía vigilia.

De esta tradición parece ser que surgió La Castanyada, fiesta tradicional que se celebra en Cataluña y en otras muchas comunidades de España, en la cual, además de comer castañas asadas, se comen boniatos y panellets, todos acompañados de un buen moscatel.

INGREDIENTES:

PARA LA MASA BASE:

500 gr. de almendras molidas
500 gr. de azúcar
200 gr. de boniatos o de patatas
1 Huevo

PARA LAS DIFERENTES VARIEDADES:

Piñones
Almendras
Sésamo
Cacao
Café soluble
Guindas
Azúcar glas
…Todo lo que se os pueda ocurrir 

En primer lugar lavamos y pelamos el boniato, y lo ponemos a cocer hasta que quede bien tierno, una vez cocido, lo escurrimos bien, lo colocamos en un bol grande donde prepararemos la mezcla y lo chafamos con un tenedor o lo pasamos con un pasapurés, siempre que quede bien fino.

Como os indico en los ingredientes, se puede sustituir el boniato por patata, al fin y al cabo son dos tubérculos muy similares, el boniato es un poco más dulce y le aporta un color anaranjado muy bonito.

Chafado el boniato, le añadimos las almendras bien molidas y el azúcar, y lo removemos todo bien para que se mezclen perfectamente los tres ingredientes y consigamos una masa homogénea. A continuación añadimos un huevo entero y lo mezclamos con la masa que teníamos.

De la masa base que hemos obtenido, para hacer panellets de diferentes tipos, hemos repartido en boles más pequeños parte de ella y la hemos mezclado con cacao, café y azúcar glass coloreada de color rosa, dejando una mayor parte en el bol grande sin mezclar con nada.

Tapamos cada uno de los boles con un film transparente y los dejamos reposar en la nevera un mínimo de 5 a 6 horas.

Transcurrido este tiempo sacamos cada una de las masas de la nevera y empezamos a darle a forma a los panellets.

Los más tradicionales, y como ya os he comentado, los que más gustan, son los de piñones. Para hacerlos cogemos una cucharadita de masa base, le damos forma redondeada con las manos y la pasamos sobre un plato con piñones para que estos se queden pegados a la masa, cubriéndola por completo.

Para los de almendra, hacemos una bolita de la misma forma, la colocamos sobre la bandeja del horno y le ponemos una almendra cruda encima, aplastándola un poco sobre la masa.

Por último, con la masa base sin mezclar con nada, tras hacer la bolita, la cubrimos con sésamo caramelizado, que compramos el otro día en una feria de alimentación.

Colocamos todos estos panellets sobre la bandeja del horno y los pintamos bien con huevo batido.

Para el resto ya depende de vuestra imaginación, nosotros hemos optado para los de chocolate en darles una forma alargada, pasarlos por azúcar glass blanca y colocarles unas pepitas de chocolate encima, los de café, intentando que parezcan granos, tras hacer la bolita y pasarlos por azúcar glass moreno, les hemos dado un corte en medio, y por último, a los teñidos con azúcar glass rosa, tras rebozar la bolita con la misma azúcar, les hemos colocado media guinda encima aplastándola un poco.

Con el horno precalentado a 180 grados, sin el ventilador, metemos los panellets y los horneamos durante 10 minutos, transcurrido este tiempo ponemos el horno en función de gratinar y los tenemos durante otros 5 minutos. Pasado este tiempo los sacamos y los colocamos sobre una rejilla para que se enfríen.

En estas noches en las cuales empiezan los primeros fríos importantes, asaros unas castañas, preparar una botella de moscatel bien fresquito y degustar los panellets preparados por vosotros mismos, una verdadera delicia, os lo aseguramos.

3 Comentarios

Categoría de Postres

3 Respuestas a PANELLETS

  1. carol

    ummm que buena pinta…. por cierto y ¿cómo saben? je je je

  2. Pingback: Panellets de piñones » Cocinando Sabores

Responder a carol Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>