CALDO DE CARNE CASERO

Hoy queremos mostraros nuestra fórmula “secreta” para hacer caldo casero, ingrediente básico para hacer todo tipo de sopas, estofados, guisos con carne, albóndigas y todos aquellos platos que queramos reforzar su sabor con un sabroso caldo de carne.

INGREDIENTES:

Muslo de gallina
Muslo de pollo
Morcillo ( o añojo, que es lo mismo )
Costillas de cordero
Costillas de cerdo
Huesos de vacuno ( a poder ser con carne )
Huesos de jamón
Preparado de verduras para caldo
Sal
Pastillas de caldo concentrado

PREPARACIÓN:

Lavamos bien con agua del grifo todas las carnes y verduras y dejamos que se escurran.

Colocamos todos los ingredientes en una olla, dependiendo de su capacidad echaremos más o menos cantidad de cada uno de ellos. Nuestra olla es una olla rápida de 3 litros de capacidad en la que añadimos un muslo de pollo y otro de gallina, tres o cuatro costillas de cerdo, un poco de cordero, que bien puede ser unas costillas, un poco de falda o un trozo de pierna, dos huesos de jamón, con más jamón que tocino y que no estén rancios, otros tres o cuatro trozos de pequeños de morcillo, un par de huesos de vacuno que tengan algo de carne, una bandeja de verduras para cocido, aquí podéis añadir o quitar a vuestro gusto, un par de pastillas de caldo concentrado y una cucharadita de sal.

Si utilizáis olla rápida, una vez añadidos los ingredientes y el agua la tapáis, la colocáis al fuego y cuando llegue al punto máximo, bajáis el fuego y la dejáis durante 30 minutos, apagáis el fuego y dejáis que pierda la presión por sí sola.

En el caso de utilizar una olla normal, colocamos todos los ingredientes junto con el agua y cuando empiece a hervir bajamos el fuego, colocamos la tapa de la olla, dejándola sin tapar por completo para evitar que el caldo se nos salga, y lo dejamos hervir un mínimo de tres horas. De vez en cuando, ayudados de una espumadera vamos quitando con cuidado la espuma que se vaya produciendo.

En ambos casos os recomiendo dejar que el caldo repose durante un par o tres de horas antes de colarlo de la carne, de esta forma absorbe aun más si cabe los sabores de todos los ingredientes, aprovechando cuando se atempere un poco para probarlo y rectificarlo de sal si es necesario.

Si queréis que el caldo pierda gran parte de la grasa, cuando haya descendido considerablemente su temperatura, lo metemos en la nevera para que se enfríe por completo, de esta forma, al enfriarse el caldo veréis como se forma en la superficie una capa de grasa endurecida que se puede quitar fácilmente con una cuchara.

La carne de la cocción ni se os ocurra tirarla, utilizarla para hacer unas deliciosas croquetas, un buen cocido o añadirla en trozos pequeños en una buena sopa.

Ir a por vuestro delantal y esperamos que os guste.

1 Comentario

Categoría de Básicos

Una respuesta a CALDO DE CARNE CASERO

  1. Pingback: SOPA DE GALETS | delantalparados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>