BORRAJA CON ALMEJAS

Simplemente delicioso.

Parece mentira que con una verdura como esta, tan apreciada en Aragón y tan desconocida fuera, se pueda obtener un plato tan sorprendente como el que os presentamos.

Ya sabemos que no hemos inventado nada, pero hasta ahora siempre habíamos comido la borraja de la forma más habitual, cocida con patata, sin probar nuevas cosas, y ha sido gracias a esta aventura del blog que nos invita a experimentar con nuevos platos, que no hemos decidido. Así que como el resultado ha sido buenísimo y la complicación mínima, aquí os lo presentamos, especialmente para todos aquellos para los que la borraja no es tan conocida como para los que vivimos en Aragón.

INGREDIENTES ( para 4 personas ):                                            

1 kg. de borrajas
½ kg. de almejas
1 Cebolla mediana
2 Dientes de ajo
1 Cucharadita de harina
1 Copita de coñac
Perejil
Aceite
Sal
Agua o caldo de pescado

PREPARACIÓN:

Resumiendo os podemos decir que este plato no es más que unas almejas al estilo marinera a las cuales añadimos la borraja, consiguiendo con ello una mezcla suave y exquisita.

Dicho esto nos ponemos manos a la obra, y para ello podemos empezar tanto preparando las almejas como cociendo la borraja, es indiferente, ambas se preparan por separado para en el último momento mezclarlas.

Nosotros hemos empezado con las almejas, que una media hora antes las hemos puesto en agua fría con abundante sal para que nos suelten la tierra que puedan tener. Cuando las pongáis en agua, si pasados unos minutos alguna flota, desecharla, seguramente estará vacía, muerta, o lo que es peor, llena de tierra. Una solo almeja en mal estado o llena de tierra nos puede arruinar el plato hasta el punto de tener que tirar todo, así que no merece la pena arriesgarse.

En una sartén bien caliente con un poco de aceite freímos los ajos cortados en láminas hasta que empiecen a dorarse. A continuación añadimos la cebolla bien picada, sazonamos, y dejamos a fuego medio hasta que esté bien pochada.

Una vez pochada la cebolla le añadimos la cucharadita de harina, y pasados un par de minutos, cuando se haya tostado un poco, le incorporamos la copa de coñac, removemos otro minuto para que el alcohol se evapore, subimos el fuego y echamos las almejas con un poco de agua, o mejor, un poco de caldo de pescado que tengamos preparado, añadimos un poco de perejil, y tapamos la olla hasta que se abran. Aquellas almejas que se queden sin abrir retirarlas.

Ya tenemos la base de nuestro plato, ahora debemos preparar la borraja, y este, aunque pueda parecer el paso más sencillo, es el más importante para que nuestro plato sorprenda a vuestros comensales.

De la borraja solo aprovecharemos los tallos. Aquellos que estáis familiarizados con esta verdura os puede parecer evidente, pero no para los que la borraja puede ser hasta una desconocida.

¿Cómo limpiar los tallos? Pues con cuidado. La borraja es una verdura que en sus tallos, en mayor o menor medida, presenta unos pelillos que en algunas ocasiones pueden llegar a pinchar bastante. Para eliminarlos podéis frotarlas con un estropajo limpio, rasparlos con un cuchillo, o si no son demasiado fuertes, los podéis dejar, al cocer se eliminan por completo.

Una vez quitadas la hojas tomamos tallo a tallo y los cortamos con el cuchillo, si el corte es limpio ya no hace falta hacer nada más, si en caso contrario, al cortar os aparece un hilo, estirar de él y quitarlo. A medida que cortamos los tallos los ponemos a remojo para eliminar la poca tierra que puedan tener.

Llega el momento de cocer la borraja, y como ya os he dicho, posiblemente sea este el paso más importante para que el plato resulte especial. Si cocemos las verduras más de la cuenta, algo que todos hacemos habitualmente, perdemos dos cosas, por un lado parte de sus propiedades, que se quedan en el agua de cocción, y por otra, ese color verde intenso que tienen antes de cocerlas.

Lo que queremos en este plato es que la borraja quede “al dente” y que mantenga su color verde natural, además de conservar gran parte de sus propiedades, y para ello, una vez que el agua rompa a hervir, la dejamos durante un par de minutos más y a continuación añadimos la borraja. Cuando el agua hierva de nuevo, manteniendo el fuego alto, cocemos la borraja durante tan solo 5 minutos.

Pasado el tiempo escurrimos los tallos y los ponemos en agua bien fría para que se corte por completo su cocción, comprobarlo, estarán cocidos pero “al dentes” y con un color impresionante.

Escurrimos de nuevo los tallos que hemos enfriado en agua y los añadimos a las almejas, removemos y mantenemos a fuego medio hasta que todos los ingredientes se calienten.

Listo para servir. Así que ir a por vuestro delantal y esperamos que os guste.

Dejar un comentario

Categoría de Varios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>