ALBONDIGAS CON TOMATE

Las albóndigas son un plato algo laborioso de preparar, pero que eso no os desanime, si os decidís, hacer una buena cantidad, las podéis congelar y es un plato perfecto para sacaros de algún apuro alguno de esos días en que el tiempo se os come.

Esta es mi receta básica, luego cada uno la puede adaptar como más le apetezca, ya que este es uno de esos platos que en cada casa se hace de una forma diferente, y os lo confieso, me encantan, así que admito todo tipo de sugerencias que me podáis hacer.

INGREDIENTES:

1 kg. de carne picada
1 Trozo de pan
Leche
Perejil
Ajo
1 Huevo
Sal
1 Cebolla
Harina
Tomate frito
Aceite
Agua

PREPARACIÓN:

En el mismo bol donde vamos a preparar la mezcla de la carne picada con el resto de ingredientes ponemos el pan cortado en trozos pequeños y lo remojamos bien con leche. La cantidad de pan depende de vosotros, yo suelo echar un trozo bastante grande ya que el pan remojado con la leche ayuda a que las albóndigas queden más tiernas, especialmente cuando se las preparo para mis hijas.

Una vez el pan esté bien remojado lo chafamos con un tenedor y escurrimos el exceso de leche, se trata de tener una miga bien húmeda pero que no chorree.

Sobre la pasta de pan remojado agregamos la carne picada y lo mezcláis hasta que quede bien homogéneo.

Para la carne picada elegir la que más os guste, yo las suelo hacer con mitad cerdo y mitad ternera, aunque mi abuela prepara las que para mí son las mejores albóndigas del mundo y lo hace con cordero y panceta.

Una vez mezclada la carne con el pan sazonamos, añadimos dos ajos bien picados y un poco de perejil, un huevo sin batir y volvemos a remover para que todos los ingredientes se mezclen bien.

Yo cuando preparo estas albóndigas para mis hijas no les añado ni ajo ni perejil, de esta manera quedan más suaves y se las comen mucho mejor.

Dejamos que la mezcla repose durante una media hora en la nevera y nos disponemos a mancharnos.

Para ello vamos haciendo bolas con la carne, el tamaño depende de vosotros, como más os gusten luego a la hora de comer. Yo el día que dispongo de más tiempo las hago pequeñas, vamos que te las puedes comer de un bocado, pero de lo contrario las hago del tamaño normal.

Una vez que hemos hecho todas las albóndigas las freímos en la propia cacerola donde luego las coceremos con el tomate.

A medida que se van friendo las vamos retirando del aceite y las reservamos.

En la misma cacerola, y con el mismo aceite de freír las albóndigas, pochamos una cebolla bien picada, y cuando esté, escurrimos el aceite, añadimos una cucharada de harina y removemos hasta que la harina se cocine un poco, como si fuésemos a preparar una bechamel, de esta forma conseguiremos una salsa más espesa.

Una vez que la harina se haya cocinado añadimos como medio vaso de agua para disolver bien la harina y echamos las albóndigas reservadas.

Por último añadimos el tomate frito y dejamos que cuezan las albóndigas a fuego medio durante una media hora.

Ir a por vuestro delantal y esperamos que os guste.

6 Comentarios

Categoría de Carnes, Niños

6 Respuestas a ALBONDIGAS CON TOMATE

  1. Yoli

    Yo siempre hago así las albóndigas y puedo dar fe de que salen exquisitas!!! Eso sí, le añado un poquito de pimienta blanca a la mezcla, os animo a que probeis a echarla cuando las albóndigas no sean para las peques de la casa (con una pizca es suficiente, en función de la cantidad de carne, claro), y ya me direis si os gusta!! Les da un toque diferente, que en conjunción con el ajo y el perejil hacen que sepan muy muy ricas.

    Además, variando la salsa se obtienen riquísimos platos. ¿Qué me decís de unas buenas albóndigas en salsa de almendras? ¿O a la jardinera? Ñam ñam!!

    • Administrador

      Probaremos lo de la pimienta y gracias por las otras versiones de albondigas. A la jardinera ¿cómo las preparas?. Besicos.

      • Yoli

        La receta que hago para albóndigas a la jardinera (tal vez mi receta no se corresponda con la original, pero bueno), consiste en freir las albóndigas por una lado y preparar un sofrito con zanahoria, cebolla, pimiento verde (todo bien picadito) y guisantes (valen en conservar, congelados o frescos, eso ya cada uno lo que tenga en casa). Cuando el sofrito está terminado, añadimos la harina y la freímos bien para que luego no se note su sabor, y a continuación añadimos caldo de carne (cantidad al gusto) y un chorrito de vino blanco. Cuando hace “chupchup” añadimos las albóndigas y dejamos que se cuezcan en la salsa, y listo! A coger pan y a comer! :)

  2. Silvia

    Holaa, dice mi madre (ya sabéis que esto no es lo mío) que ella las hace con carne picada de pollo (muslo) y pavo, salen muy suaves….. por si queréis probar algún día. Besicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>