TALLARINES A LA CARBONARA

Os presentamos hoy una de las más típicas y famosas recetas de pasta, unos tallarines con salsa carbonara. Una salsa sencilla y rápida de preparar empleada principalmente en los platos de pasta, generalmente spaghetti o cualquier otra pasta larga, muy tradicional de la cocina italiana.

Dentro de la gran variedad de recetas de la salsa tipo carbonara, esta presenta principalmente dos variantes muy conocidas y populares, fuera de Italia, con huevo o con nata. Digo fuera de Italia porque si queremos ser rigurosos, realmente la carbonara original es la de huevo, ya que eso de echarle nata a la carbonara para los italianos puede ser casi un pecado.

Pero bueno, nosotros esta vez vamos a pecar y os la vamos a preparar con nata, y para purgar nuestro pecado, más adelante os prometemos que haremos la salsa con huevo y os lo contaremos, luego dependerá de vosotros cual es la que más os gusta, al fin y al cabo aquí lo que cuenta es el paladar y el gusto de cada uno.

Para completarlo investigaremos un poco e intentaremos contar el origen de esta salsa tan famosa.

En cuanto a la cantidad de salsa, a nosotros personalmente nos gusta con la justa, no es cuestión de que la pasta nade en salsa, se trata de que se impregne de ella y adquiera todos sus matices.

INGREDIENTES:

300 gr. de tallarines ( 75 gr. por persona )
200 gr. de bacón ahumado
1 Cebolla mediana
100 ml. de nata para guisar
50 gr. de queso parmesano
1 Copita de vino blanco
Perejil picado
Sal
Pimienta
Aceite

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando la salsa, la verdadera protagonista del plato, ya que la pasta podéis elegir la que más os apetezca, aunque siempre es recomendable algún tipo de pasta larga, utilizar la que más os guste a cada uno.

Cuando la preparación de la salsa esté más o menos a la mitad, pondremos a cocer la pasta de forma que nos coincida el final de la cocción de esta con la de la salsa, mezclar las dos estando calientes y servir inmediatamente.

En primer lugar picamos la cebolla en trozos bien pequeños, la ponemos a freír con poco aceite y a fuego lento, añadimos sal, y cuando esté bien dorada, le agregamos la copita de vino blanco y lo dejamos un par de minutos al fuego para que el alcohol se evapore.

Mientras la cebolla está dorándose en una sartén, cortamos las lonchas de bacon en trozos pequeños y los ponemos en otra sin ni una gota de aceite para que se tuesten y suelten toda su grasa. Una vez tostados, escurrir toda esta grasa que haya soltado el bacon.

Una vez que la cebolla esté dorada y el bacon tostado es el momento de poner la pasta a cocer siguiendo siempre las instrucciones de tiempos que os marque el envase de la que hayáis elegido. Como lo normal es que oscile entre unos 6 y 10 minutos para dejarla al dente, tenemos tiempo de sobra para terminar la salsa justo en el momento preciso, cuando la pasta se haya cocido.

Para terminar la salsa, una vez escurrida la grasa de los trozos de bacon los añadimos a la sartén de la cebolla.

A continuación agregamos la nata, el queso, y removemos para que este se funda con la nata.

A la hora de hacer la salsa me di cuenta que me faltaba queso parmesano, así que lo completé con un poco de un sobre de queso rallado de la variedad tres quesos que tenía en la nevera.

Fundido el queso se añade el perejil fresco picado y se deja a fuego lento hasta el momento de añadírsela a la pasta.

Una vez cocida la pasta la escurrimos bien pero sin pasarla por el grifo, y la añadimos en un bol.

A continuación, con la pasta aun bien caliente, vertemos sobre ella la salsa carbonara directamente de la sartén y removemos para que esta impregne toda la pasta.

Animaros, coger vuestro delantal y a la cocina.

Dejar un comentario

Categoría de Pasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>