AJOBLANCO

Os presentamos un plato para que en este verano, que aunque algo tarde, ahora nos está dejando días de intenso calor, podáis combatirlo con un plato bien fresquito. Una popular sopa fría, muy típica en Málaga, cuya base son las almendras y los ajos, y como en la mayoría de las recetas populares, en cada casa tienen sus propias variaciones y maneras de prepararlo.

El que os presentamos a continuación queda un poco espeso, con una textura similar a una crema, aunque si lo preferís, agregando menos cantidad de pan y doblando la cantidad de agua conseguiremos un acabado más claro, más similar al gazpacho.

La forma tradicional de elaboración del ajoblanco consiste en majar en un mortero los ajos y las almendras con un poco de sal para que no salten, y a continuación añadir el pan remojado y hacer una pasta a la que se le va añadiendo el aceite para que ligue, terminando por añadir el vinagre y finalmente el agua bien fría.

Pero como los tiempos han cambiado y disponemos de numerosos utensilios de cocina que nos ayudan y nos hacen más fácil el día a día, nosotros lo prepararemos utilizando la batidora, aunque lo mejor es optar por utilizar la Thermomix si disponéis de ella.

INGREDIENTES:

150 gr. de almendra cruda y pelada
2 dientes de ajo
250 gr. de miga de pan mojada
100 ml. de aceite oliva virgen extra
500 ml. de agua bien fría
20 ml. de vinagre
Sal

PREPARACIÓN:

En el vaso de la batidora colocamos las almendras y los ajos, y trituramos lo mejor que se pueda.

A continuación añadimos el pan remojado y seguimos triturando, agregando un poco de agua para facilitar el proceso hasta obtener una pasta densa.

Cuando el pan se haya mezclado con las almendras y los ajos empezaremos a añadir poco a poco el aceite, como cuando preparamos una mayonesa.

Una vez añadido todo el aceite, agregamos el vinagre, si es de Jerez mejor, y a continuación el agua, y seguimos batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Lo probamos para rectificar de sal y lo dejamos en la nevera para que se enfríe.

Pelamos y les quitamos las pepitas a unas uvas blancas, preferiblemente moscatel, y servimos el ajoblanco bien frío en un cuenco con un chorrito de aceite oliva virgen extra y las uvas.

Refrescante. Animaros, ir a por vuestro delantal y esperamos que os guste.

Dejar un comentario

Categoría de Entrantes, Tradicional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>