AZÚCAR AVAINILLADO

Si alguna vez me hacen una entrevista y me preguntan cuál es mi aroma favorito, sin duda responderé que el de vainilla. ¡Me encanta! Me gusta que los bizcochos huelan y sepan a vainilla y también que mi casa huela a ella, incluso una vez me compré una colonia con este aroma. Me gusta tanto que mientras estoy escribiendo lo noto en mi nariz, es como cuando piensas en pepinillos y se te hace la boca agua.

Azúcar avainillado siempre tengo en la despensa y lo utilizo para muchas recetas. Este es un ingrediente básico en repostería y muy muy fácil de preparar. En los súper podemos encontrar este producto, pero en la mayoría de las ocasiones será sintético, al igual que ocurre con el extracto de vainilla, del cual os hablaré en otro post. Digo lo de sintético porque una vez leí que la vainilla es la segunda especia más cara del mundo, así que por el precio al que venden los botecitos muy natural no creo que sea. Pero si queréis disfrutar del azúcar  avainillado de manera natural sólo hay que seguir unos sencillos pasos.

 

INGREDIENTES: 

1 kg. de azúcar blanquilla
4 vainas de vainilla

PREPARACIÓN:

Importe, necesitaremos un bote hermético, para que pueda conservar bien el aroma.

En el bote hermético echaremos el azúcar e introduciremos las vainas (si es posible elegir unas de buena calidad) cortadas en dos o tres trocitos. Cerramos el bote y agitamos enérgicamente para que el azúcar se impregne bien de la vainilla. Lo dejaremos reposar al menos dos semanas y lo iremos removiendo de vez en cuando.

¿Fácil, verdad? Entonces id a por vuestro delantal y esperamos que os guste.

Dejar un comentario

Categoría de Básicos, Repostería casera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>