MAGDALENAS DE PUEBLO

El día de Reyes tuve un regalo muy especial, la abuela de Nando me regaló una de sus recetas. La receta de magdalenas que ella ha hecho siempre. Preparaba la masa en casa y luego iba al horno del pueblo a que el panadero las cociera. Allí la echaba en los “gorretes” y en unas bandejas las metían al horno de leña. Esto era muy típico en los pueblos, ya os he contado alguna vez que yo también lo hacía con mi madre.

La receta es muy sencilla, se utiliza un kilo de cada ingrediente, harina, azúcar, aceite y huevos. Pero podéis reducir cantidades, haciendo sólo medio kilo o incluso un cuarto. Aunque os recomiendo hacerlas al menos con medio kilo de ingredientes, si no, os sabrán a poco. Yo me he lanzado a la piscina y las he hecho de kilo y me han salido cinco docenas de magdalenas, con lo que hemos tenido el desayuno garantizado durante dos semanas. En una caja metálica o en bolsas de plástico se conservan perfectamente.

MAGDALENAS CASERAS DE PUEBLO

INGREDIENTES:

1 k. de harina de panadería
1 k. de azúcar
1 k. de aceite de oliva suave
1 k. de huevos (17 huevos “L”)
4 sobres de gaseosas

PREPARACIÓN:

En primer lugar preparamos y pesamos todos los ingredientes.

Tamizamos la harina con las gaseosas y reservamos.

Separamos las claras de las yemas y guardamos las claras en la nevera.

En un bol batimos las yemas. Añadimos el azúcar y mezclamos hasta obtener una mezcla muy cremosa. Parte del secreto de esta receta está en batir muy bien las yemas con el azúcar, cuanto más tiempo dediquemos a batir, más esponjas estarán las magdalenas. No tengáis prisa, yo las estuve batiendo unos quince minutos. Pero no os asustéis, que no lo hice manualmente, utilice las varillas batidoras de mi amasadora.

A continuación echamos el aceite con un chorrito fino y removemos hasta que haya ligado con la mezcla anterior.

Cogemos el bol donde teníamos reservada la harina con las gaseosas y lo agregamos poco a poco, enseguida será difícil mezclar los ingredientes, así que lo mejor es hacerlo con las manos. Con las manos súper limpias, iremos mezclando desde los bordes al centro hasta que esté todo perfectamente integrado.

Ahora batimos las claras a punto de nieve. Este es otro de los secretos de esta receta. Antiguamente cuando no había ni gaseosas ni levaduras químicas, conseguían que los bizcochos y magdalenas subieran batiendo mucho tanto las yemas con el azúcar, como las claras.

Con la ayuda de una cuchara metálica mezclaremos las claras con el resto de la masa. Echaremos primero la mitad y luego lo restante.

Cuando tengamos la mezcla terminada, la dejaremos reposar 30 minutos a temperatura ambiente, que es el tiempo aproximado que tardarían nuestras abuelas desde que preparaban la masa en sus casas y llegaban al horno, donde el panadero les cocía las magdalenas.

En una bandeja para magdalenas colocamos las cápsulas y con la ayuda de una cuchara para helado las rellenamos hasta dos tercios de su capacidad, a continuación espolvoreamos con un poco de azúcar. Colocarlas en la bandeja nos ayuda a que la masa suba y no se desparrame.

Para hacer magdalenas necesitamos que el horno esté bien caliente, para ello lo precalentamos durante 30 minutos a 250⁰. Introducimos las magdalenas y bajamos la temperatura hasta 210⁰. Las horneamos durante 20 minutos.

Ir a por vuestro delantal, hornear y disfrutar de las magdalenas con un vasito de leche o con vuestra bebida favorita. ¡Esperamos que os gusten!

MAGADALENAS CASERAS DE PUEBLO

Dejar un comentario

Categoría de Magdalenas, Repostería casera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>