SOLOMILLO DE CERDO WELLINGTON

Hoy os presentamos una receta de la que no está nada claro su origen, siendo dos las teorías al respecto de su procedencia, una originaria de la cocina de francesa y otra de la cocina inglesa.

Sin trasladaros más de lo que hemos podido encontrar indagando por la red y otros blogs, parece ser que la teoría que más peso adquiere es la que al parecer el solomillo Wellington fue una versión del plato francés filet de boeuf en croûte que popularizó Sir Arthur Wellesley, el primer Duque de Wellington, que habría querido dar un nombre inglés a la variante francesa.

A día de hoy el uso del término “wellintong” se utiliza habitualmente para describir otros platos en los que la carne o hasta el pescado se cocina dentro de una masa de hojaldre.

Aunque originalmente la receta se realiza con solomillo de vacuno o lomo de vacuno, nosotros la preparamos con solomillo de cerdo, muy rico y mucho más económico teniendo en cuenta los tiempos que corren.

INGREDIENTES:

1 solomillo de cerdo
1 masa de hojaldre
200 gr de champiñones
1 tarrina de paté a la pimienta
Lonchas de jamón ibérico
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
1 huevo para pintar el hojaldre

SALSA:

1 brick de nata para cocinar con el 18% de materia grasa
1/2 copita de vino blanco
1 cucharada de mostaza antigua
Sal
Pimienta

PREPARACIÓN:

Empezamos nuestra receta limpiando y fileteando los champiñones. Este paso lo podéis evitar si compráis una bandeja de champiñones ya fileteados.

Una vez bien fileteados los salteamos en una sartén con aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Cuando los champiñones hayan soltado toda el agua y se hayan dorado los retiramos del fuego y los reservamos. No hace falta cocinarlos en exceso ya que se terminarán de hacer en el horno.

Mientras salteamos los champiñones vamos preparando la salsa con la que vamos a acompañar nuestro solomillo. Una salsa muy sencilla a base de mostaza a la antigua.

Para ello basta con incorporar en un cazo la nata de cocinar, una o dos cucharadas de mostaza, dependiendo si queréis una salsa más o menos fuerte, el medio vasito de vino blanco, la sal y la pimienta.

Removemos todos los ingredientes y cocemos lentamente hasta que la salsa tome un color amarillento y haya espesado.

Mientras se saltean los champiñones y va reduciendo la salsa, retiramos del solomillo la poca grasa que pueda tener y lo cortamos a la medida de nuestra masa.

A fuego fuerte sellamos todos los lados del solomillo para que retenga todos sus jugos dentro.

Una vez sellado el solomillo lo dejamos reposar.

Mientras reposa el solomillo sacamos la masa de hojaldre de la nevera y la extendemos en una superficie plana sobre el mismo papel en la que viene comercializada. Es importante no retirar el papel, nos resultará de gran ayuda a la hora de envolver el solomillo.

Como nosotros solo hemos encontrado en el súper masa redonda, recortamos los bordes para dejarla lo más cuadrada posible. Estos recortes los reservamos para al final decorar nuestro solomillo Wellington.

Empezamos colocando nuestros ingredientes en la masa extendiendo cuidadosamente nuestra tarrina de paté.

A continuación extendemos sobre el paté los champiñones que teníamos reservados.

Seguidamente colocamos las lonchas de jamón serrano.

 Y terminamos colocando el solomillo.

A continuación nos disponemos a envolver el solomillo y su guarnición con la masa, para ello seguir los siguientes pasos y os resultará de lo más sencillo.

En primer lugar tomar el papel por uno de sus lados y colocar la masa sobre el solomillo.

A continuación despegar el papel de la masa.

Tomar el papel por el otro lado y colocar la masa sobre la que ya está. Pintar con un poco de agua los bordes para que la masa quede bien pegada.

Despegar el papel de la masa.

Terminamos doblando los extremos hacia arriba, pintando un poco la masa con agua para que se pegue bien.

Ayudados del papel le damos la vuelta, lo colocamos sobre papel sulfurizado de horno y lo adornamos con los recortes.

Antes de meterlo al horno lo pichamos con un palillo para que los vapores puedan salir sin romper la masa y lo pintamos con huevo para que adquiera color dorado.

En la posición de arriba y abajo horneamos durante 30 minutos a 200 grados o hasta que la masa se haya dorado.

Transcurrido el tiempo lo retiramos del horno y lo dejamos reposar durante unos diez minutos para que la carne mantenga sus jugos dentro y no los suelte al cortarlo. Lo servimos con la salsa que anteriormente hemos preparado.

Más sencillo de lo que parece el resultado final, así que coged vuestro delantal y esperamos que os guste.

2 Comentarios

Categoría de Carnes

2 Respuestas a SOLOMILLO DE CERDO WELLINGTON

  1. Luis

    Me ha gustado mucho y es muy facil
    Me han sugerido mis comensales que en raciones individuales quedaría muy bien y evitaríamos el “destrozo del hojaldre” que es difícil mantener con cada rodaja en cuestión.

    • Administrador

      Muchísimas gracias Luis por tu comentario!!! Tomo nota de la sugerencia de tus comensales.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>