FRICANDÓ DE TERNERA CON ROBELLONES

Hoy os traemos un plato tradicional de la gastronomía catalana, muy sencillo de preparar y que os gustará seguro. Para su preparación he seguido los pasos de mi madre, que lo cocina muy habitualmente y a la que se sale siempre muy rico.

Es además uno de esos guisos que al llevar salsa mejora de un día para otro, y por lo tanto, ideal para todas aquellas personas que coméis fuera y os lleváis la comida preparada de casa, basta con calentarlo en el micro y listo para comer como si se estuviese recién hecho.

Veréis que no tiene complicación alguna, basta con tener paciencia en hacer el sofrito de cebolla y por supuesto en comprar una buena carne de calidad, rica y bien tierna.

En esta ocasión hemos optado por preparar el guiso con robellones aprovechando unos botes que echamos en conserva este otoño, pero se pueden sustituir por cualquier de las setas que encontréis en el momento.

INGREDIENTES:

1 Bandeja  de carne para guisar en filetes finos
1 Bote de robellones en conserva
2 Cebollas medianas
1 Vasito de vino blanco
Aceite de oliva virgen extra
Harina
Sal
Pimienta
Agua

PREPARACIÓN:

Empezamos la preparación del plato salpimentando cada uno de nuestros filetes.

A continuación los enharinamos.

Mientras pasamos los filetes por harina ponemos a calentar un dedo de aceite de oliva virgen extra en una cacerola baja donde elaboraremos toda la receta. Para hacer esta receta no se necesita ensuciar ninguna otra sartén o cacerola.

Una vez caliente el aceite freímos los filetes.

Los doramos por ambos lados.

Y una vez dorados todos los filetes los reservamos.

Mantenemos el aceite que haya quedado en la cacerola en la que hemos frito los filetes, y todo lo que se ha quedado pegado en su fondo, esto es sabor que luego cogerá la cebolla.

Cortamos las dos cebollas en juliana fina.

Y las añadimos a la cacerola con el aceite de freír los filetes junto con una cucharadita de sal. Comprobareis que la cebolla arranca todo lo que ha quedado pegado en la cacerola, absorbiendo con ello sus sabores.

Ya os hemos dicho anteriormente que el sofrito de cebolla es una parte fundamental del plato, al que se le debe de dedicar bastante tiempo hasta esté bien dorada, pero evitando que se queme.

Una vez dorada la cebolla añadimos los filetes que teníamos reservados.

A continuación incorporamos los robellones, o en su caso, las setas de temporada de que dispongamos.

Añadimos el vasito de vino blanco, cubrimos con agua dejamos que cueza lentamente durante por lo menos una media hora.

Fácil y apenas manchamos utensilios de cocina, así que coger vuestro delantal y a cocinar.

Dejar un comentario

Categoría de Carnes, Tradicional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>